Juan Carlos Albarracín, el peso de la inexperiencia

albarracin.jpeg
Foto: El Comercio

Otra edición más del clásico del Astillero se iba a jugar y lo esperaba con ansias. Pintaba que iba a ser un gran partido con buen fútbol y mucha garra de ambos lados. Mientras se acercaban los minutos para el inicio del juego me preguntaba ¿quién será el ganador?, ¿quién será el protagonista del partido que se llevará la atención de la hinchada y la prensa? Tal vez sería Damián Díaz o Bruno Vides, quizás Fernando Gaibor o Marcos Caicedo… Pero para mala suerte mía y de todos los que amamos el buen fútbol el protagonista del encuentro terminó siendo el árbitro central, Juan Carlos Albarracín. Esto hace que tome unos minutos de mi tiempo para hablar de su pésimo trabajo en el partido más importante del fútbol ecuatoriano.

Juan Carlos Albarracín, árbitro con escarapela FIFA, ha dirigido más de 70 partidos en primera categoría, pero que jamás había pitado un clásico del astillero hasta el día de ayer. Albarracín terminó haciendo un mal papel como árbitro, pero esto ya se veía venir a minutos del inicio del partido. Muchos nos dimos cuenta que Albarracín y toda su terna arbitral tenían una cara de nervios. Parecía que iban a salir corriendo del remodelado Capwell, pero lamentablemente no lo hicieron y decidieron quedarse a dar inicio al partido…

La ineptitud o falta de experiencia del juez central no se hizo esperar, al minuto 17 no pitó un penal claro a favor de Barcelona. Un penal que era tan grande como la historia de estos clásicos rivales.

Aún me sigo preguntado ¿por qué no sancionó la falta?, si no pitó el penal porque consideró que no era infracción, eso nos dice que Albarracín es un mal árbitro; si no lo pitó por la presión del público, entonces es un árbitro mediocre localista que no tiene los pantalones para pitar un partido de gran importancia; pero si no lo pitó porque alguien obstaculizaba su visón de la jugada, eso nos da a entender que no sabe correr en la cancha, que no sabe ubicarse correctamente en una jugada de gol, es decir, que ¡NO SIRVE PARA ÁRBITRO! Mejor dedícate a otra cosa Albarracín.

La jugada del penal no pitado fue el punto de inflexión del partido. A raíz de esto, el jugador Jonathan Álvez (ya hablaremos de él en otra ocasión) reclamó enérgicamente a Albarracín haciéndose ganador de una merecida tarjeta amarilla. Pocos minutos después en otra jugada se iría expulsado dejando al equipo torero con un jugador menos y condicionando el buen espectáculo que esperábamos. Todo por una mala decisión de un árbitro que no dio la talla para un encuentro de gran magnitud.

A partir de ese momento, el juez perdió el control del partido, empezaron a llegar infracciones fuertes de ambos lados. Esterilla y Preciado debieron irse expulsados, pero el árbitro prefirió dejarlos en el campo para que sigan repartiendo patadas. Sin embargo, en la última jugada del partido expulsa injustamente a Gaibor por falta sobre Nahuelpan, ya que con una amarilla era suficiente, pero quién entiende a este señor Albarracín.

Al final, Emelec ganó el clásico del astillero y Albarracín con su mal arbitraje se encargó de dañar el espectáculo. Muchos periodistas dicen que es el debut y despedida en clásicos del astillero para Juan Carlos Albarracín, yo espero que así sea por el bien del buen fútbol.

Autor: El Crack

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s